3 momentos en los que Black Mirror se pareció demasiado a la vida real

3 momentos en los que Black Mirror se pareció demasiado a la vida real

Black Mirror utiliza el poder de la distopía para mostrarnos un mundo donde las redes sociales y las nuevas tecnologías alcanzan tanto poder que controlan nuestra vida. Su objetivo es hacernos reflexionar sobre la sociedad en la que vivimos y para eso no pone delante situaciones extremas alejadas de la realidad. ¿o no tanto? Aquí te mostramos 3 episodios en los que Black Mirror y la vida real se solaparon por completo:

 1.“El momento Waldo” y la victoria de Donald Trump:

Tres años antes de que Trump entrase en la Casa Blanca, hubo una serie (además de los Simpson) que predijo su victoria. Black Mirror nos lanzó muchas pistas en “El momento Waldo”, el tercer episodio de su segunda temporada.

Su protagonista, el oso Waldo, no es más que un dibujo animado con su propio programa televisivo, tras el que se esconde un cómico frustrado. Su tono burlón, agresivo, sin tapujos y dejando a un lado lo políticamente correcto, le hace muy popular. Tanto, que decide presentarse a las elecciones de un pequeño pueblo. Y claro… gana. A sus votantes, cansados de los mismos políticos de siempre, les atrae su frescura y su descaro. Tras una victoria aplastante decide presentarse a la presidencia y ¿adivinas? Gana. ¿Te suena de algo?

A los productores de Black Mirror les hizo tanta gracia que publicaron este tweet:

2. “El himno nacional’, David Cameron y la Pig Gate

Todos los seguidores de Black Mirror recuerdan el primer episodio de la serie. ¿Como olvidarlo? En nuestra retina quedó grabada una de las escenas más impactantes de la historia de las series de televisión. El primer ministro cae presa del chantaje de dos personas anónimas que deciden secuestrar a un miembro de la Realeza. Como rescate, exigen que el primer ministro mantenga sexo con un cerdo y que la escena se emita en directo en prime time.

Pensamos que una cosa así nunca podría pasar en la vida real. ¿O sí? La polémica del Pig Gate, en la que David Cameron está presuntamente implicado, nos demuestra una vez más que la realidad puede superar la ficción.

3. Nosedive, Justine Sacco y el poder de las redes sociales

Lacie es la protagonista de “Nosedive”, el primer episodio de la tercera temporada. Esta joven vive en un mundo donde los comentarios lo son todo. La gente puntúa continuamente a los demás, por lo que cada uno tiene una puntuación personal, que condiciona sus vidas.

La diferencia entre un 2,9 y un 3,2 es la distancia entre un buen trabajo y un mal trabajo, un alquiler de una casa decente o una cochambrosa.

En el episodio somos testigos de la caída en picado de la protagonista, sus puntos van bajando debido a una serie de malas circunstancias.

“Nosedive” nos hace reflexionar sobre el enorme poder de las redes sociales. En cómo un comentario, una puntuación o un tweet pueden cambiar tu vida por completo. Algo muy parecido a lo que le ocurrió en la vida real a la directiva estadounidense Justinne Sacco. Antes de volar a Sudáfrica publicó un desafortunado tweet en el que decía así:

Cuando bajó del avión estaba despedida con su carrera profesional en la basura y un ejército de hatters dispuestos a hacerle la vida imposible.

¿Y tu aún dudas del poder de 140 caracteres?