¿Está obsoleto el cold calling en pro del social selling?

¿Está obsoleto el cold calling en pro del social selling?

Básicamente la única forma de captar potenciales consumidores que teníamos antes, era la típica llamada por teléfono (normalmente en la hora de nuestra querida siesta). Eso es lo que se conoce como “cold calling” o llamada en frío.

Poco a poco el “social selling” se ha ido instaurando como técnica principal de venta B2B o B2C. El social selling es exactamente lo que su propio nombre indica: usar las redes sociales para, fundamentalmente, vender un producto o servicio. Aunque el objetivo primordial es la venta, lo que se persigue es el engagement y construir relaciones con los potenciales clientes.

El porqué de que el social selling funcione, reside en que, a pesar de que la venta no se convierte de manera instantánea, el consumidor conecta mejor con las marcas y él los elige a ellas (y no al revés). Según un estudio de McKinsey  las empresas que practican acciones de social selling, ven aumentado su ratio de ventas entre un 20 y un 25%.

Nos han dicho por activa y por pasiva que el cold calling ha muerto, pero… ¿Realmente se ha acabado o sigue teniendo un porcentaje de conversión aceptable?

La “llamada en frío” (por ejemplo a través de correo electrónico) puede seguir funcionando como método de introducción, pero empezar desde el primer momento con ello, no es para nada recomendable.

Los mejores vendedores, B2B o B2C, utilizan un amplio abanico de técnicas para generar leads, por lo que el método tradicional ya no es válido.

¿Alguna vez has utilizado o utilizas actualmente el cold calling?