Magistro. Una app para editar videos sin tener ni idea.

Magistro. Una app para editar videos sin tener ni idea.

Vivimos en la era del share. Se acabó vender, ahora hay que compartir. La gente comparte sus conocimientos, sus experiencias, cambiando por completo la forma en la que las marcas y empresas se relacionan con sus consumidores. No vale el vender por vender, ya no sirve lanzar un mensaje y comenzar a crear el siguiente. Ya no vale lanzar un producto y esperar a que sea comprado o no… Hay que escuchar y hay que compartir nuestras experincNias, hay que escuchar y hay que aprender de la gente que consume nuestros productos o nuestros servicios.

Los medios de comunicación comparten información que puede ser modificada por los lectores, según la noticia avanza en el tiempo. Los músicos dependen de sus likes o sus fans virtuales. Las marcas juegan a conversar con sus clientes en busca de errores y mejoras a corregir en un futuro. Los programadores comparten sus códigos para que otras personas, sin conocimiento de código, puedan desarrollar una aplicación o una web. Los tiempos cambian y el acceso a la información es infinito… Esperemos que el futuro sigan operandonos médicos cualificados tras sacarse el costoso MIR y no pitagorines con adicción autodidacta, formados por la dudosa veracidad de las fuentes del sector salud en internet.

Siguiendo con esta reflexión, nace Magistro. Una aplicación para iPhone que nos permite montar un video, con música y todo, sin tener ni idea de edición. Siguiendo tres sencillos pasos, esta app escoge las partes importantes del video que hayamos grabado, inserta una melodía (con una más que envidiable base de datos) y tras unos minutos de renderización y tras haber introducido un título a la pieza, nos ofrece un impactante resultado final.

En este video-presentación (en inglés) nos explican los sencillos pasos para la edición y producción de un video:

 

 

Sus limitaciones son evidentes: no puedes escoger las partes que más te gusten y si has editado cualquier cosa con iMovie, MovieMaker o algo similar ya serás un «usuario avanzado» al cual se le quedarán cortas las opciones que ofrece. Si por el contrario, no has montado un video en tu vida, ¡fliparás con los videos que puedes producir tu solit@!

Un ejemplo de un video supercasero del Coliseo romano… uno de esos que siempre quedan en tu Camera Roll. 😉

 

 

Por cierto, para poder guardar tus creaciones la aplicación te cobrará 0,79 € y la app la podéis descargar de la App Store gratis. Por supuesto también podemos compartir nuestras obras maestras en Facebook, Twitter, Youtube o enviarlas por correo.

¿La habéis probado? ¿Conocéis algún ejemplo parecido?

 

Saludos sociales,

@AdalbertoPC