EL MARKETING DE «CRUDO» Y CÓMO ABRAZAR TUS DIFERENCIAS

EL MARKETING DE «CRUDO» Y CÓMO ABRAZAR TUS DIFERENCIAS

La promoción de las películas se ha convertido en una especie de fórmula científica. Cada tipo de película tiene un marketing muy definido dependiendo de la distribución que vaya a conseguir. El espacio de innovación a la hora de llegar al usuario queda reducido prácticamente a los medios no convencionales. Por suerte, existen películas diferentes que ayudan a moverse por esos pequeños márgenes.

«Crudo» o «Raw» («Grave» es su título original), la película de Julia Ducournau que ha tenido su estreno comercial en 2017, ha sido el ejemplo más reciente. Tras su exitoso paso por algunos festivales como el de Sitges, ha conseguido ser distribuida por medio planeta. Para una película europea sin grandes presupuestos, tener una distribución comercial mundial ya es un éxito en sí mismo. Si añadimos el hecho de que la película no es apta para todos los públicos por sus imágenes explícitas, parece casi un milagro lo conseguido, pero quizás se pueda explicar a través de su propuesta de marketing.

 

SER DIFERENTE Y APROVECHARLO

Antes de explicar esto último, dejemos algo claro: «Crudo» no es tan solo una buena película con imágenes potentes… Es más que eso, se trata de un peliculón con múltiples lecturas y que aprovecha cada uno de sus rincones para explorar temas muy necesarios.

Crudo juega con lo explícito, con la sangre, la violencia… algo a lo que el público general no está habituado y al que el público de terror especializado está tan acostumbrado que no le sorprende. Así pues, ¿cómo se plantea la comunicación de la película? DICIENDO LO DIFERENTE QUE ES. Exagerándolo si hace falta.

«La película provoca mareos, la gente se sale de las salas, es peligroso ver esta película»… Mensajes de advertencia que podría espantar a los espectadores, pero, por nuestra naturaleza provoca que nos sintamos atraídos ante el peligro. Así, la aproximación a la película se convierte en algo distinto. Ya no vamos a ver una película sin más, sino que vamos a tener una experiencia, lo cual hace destacar la película y le da una ventaja considerable con respecto al resto de sus competidores en taquilla.

El resultado real: Sesiones en salas llenas, ningún abandono, ningún mareo, éxito de crítica y muy buena vida comercial para una película muy distinta a lo que solemos ver en cartelera.