Red Bull. Una marca arriesgada y triunfadora.

Red Bull. Una marca arriesgada y triunfadora.

 

Una vez más, Red Bull. Una bebida, sí. Energética y que «te da alas».  Bajo el nombre de Red Bull Stratos (#RedBullStratos), la marca originaria de Austria (como el protagonista de la hazaña) ha conseguido mantener en vilo a más de 150 países y tener a más de 8 millones de espectadores conectados a Youtube para ver el evento en directo. Además de la publicidad «sin pasar por caja» al aparecer en todos los noticiarios de muchísimos países.

¿Y todo esto para que sirve? Buena pregunta. Si pensas un poco, no hace falta ser un profesional de la comunicación para sacar conclusiones. No todos los objetivos de las acciones publicitarias de una marca son conseguir ventas, como bien se sabe. Se pueden diseñar acciones para generar contactos, para fidelizar clientes, para hacer branding de diversas formas, etc… Una acción como esta representa un reto, define una personalidad, crea adeptos y fieles que se identificarán con la marca, muy por encima de la bebida energizante que en un principio representa. Red Bull apoya al hombre para superar la barrera del sonido y a su vez parece estar diciendo: «Si quieres superar los límites, Red Bull es tu marca». Y no solo lo dice, también lo hace.

 

Un posicionamiento extremo

Joven, arriesgada, diversión, en el límite. Cercana a las personas a las que les gusta la adrenalina. A tope. Rompiendo los límites. Deportes. Fómula 1, BMX Extreme, Snowboarding, Surf, Motocross… Todos estos conceptos y muchos más se asocian a la marca de dos toros rojos enfrentados en un atardecer dorado. Si existe una carrera de aviones de papel en una universidad madrileña, si hay un tipo que quiere hacer un 1200º sobre tu tabla de skate, si hay un tipo que quiere surfear la montaña más alta del planeta y si hay un tipo que quiere lanzarse desde la estratosfera… ahí está Red Bull patrocinando el evento.

 

Ambient marketing

Son los amos de esta disciplina del marketing. Son los creadores de este concepto o los reinventores, no está muy claro. Lo que es seguro es que lo han llevado a otro nivel. El ambient marketing busca mediente propuestas creativas, impactar al transeúnte en la misma calle. Pues bien, la gente de Red Bull ha conseguido que si vas andando por la calle y te encuentras a un tipo dando saltos con una bici, o te topas con un improvisado skatepark, o descubres una jam session con freestylers enfrentados al son de un hip hop cañero, haya un 95% de probabilidades de que sea la marca de los toros quien esté detrás de la acción. Algunos dirán que el ambient para ser tal, necesita algo más allá del evento, algo más estacionario, menos street y más publicidad… pues bien, quedaros con vuestro concepto, yo me quedo con Red Bull. ;^)

 

Para terminar algunos números del gran salto de ayer, de un tipo llamado Baumgartner, Felix Baumgartner. Rompió el récord de velocidad de un ser humano viajando más rápido que el sonido (¡a 1.342 km/h!). También saltó de la mayor altura que se ha registrado en caída libre (más de 39 km.) y recorrió la mayor distancia en caída libre, claro…

Una marca que patrocina un evento para romper varios records. Una marca record. Un evento que quedará alojado en los hipocampos de millones de espectadores y sobretodo, de millones de deportistas con afán de superarse y llevar sus límites un paso más allá. Porque en ese target reside el centro neurálgico de su estrategia, arriesgada por sus protagonistas, pero segura por los resultados que de ella obtiene. ¿Quieres superarte? Pues toma Red Bull.

 

Feliz Baumgartner tras su aterrizaje en tierra firme

Y tú, ¿qué opinas de una marca así?

Saludos sociales,

@AdalbertoPC